Valiente y débil

Con un par. Lanzándote al vacío y consciente de que te van a comer las emociones hasta cuando parece que las olas vuelven a acariciar con suavidad la arena de la playa.

No hay nada tan cotidiano y tan complicado como la toma de decisiones. Cada día, cada minuto, procesamos miles de datos y decidimos. Tomamos tantas decisiones que no somos conscientes de buena parte de ellas. (¿Voy en autobús o andando? ¿Me acerco hoy o lo dejo para mañana?¿Playa o montaña?¿Sólo o con leche?) Otras,  aquellas que van a tener un efecto en nuestra vida (familiar, social, laboral, emocional…) necesitan de un tiempo en el que debemos desarrollar un proceso de análisis y reflexión de las causas, alternativas, valorando y decantando nuestra elección hacia u otra opción.

Lo difícil es enfrentarse a ese proceso. Y una vez abordado, tomar la decisión que está latiendo, peleando por salir al exterior. Lo difícil es ser consciente de que tomar una decisión puede abrir un periodo en el que nos enfrentamos al cambio. Y el cambio, asusta.

Me sorprendí siendo valiente. Me sorprendo sintiéndome débil. Me siento grande enfrentándome a los cambios y alejándome cada día, un poquito más, del precipicio.

Anuncios

3 comentarios to “Valiente y débil”

  1. lituana Says:

    las decisiones que cambian nuestras vidas siempre sorprende revelando como somos… asustando con incertidumbre sobre el futuro…pero también nos ayuda ver nuestras vidas en otra luz…ánimo, amiga!

  2. Elvira Says:

    Tomar decisiones que conllevan cambios es de valientes. Pero tomarlas sabiendo que van a producir dolor, vértigo, miedo o soledad, pero que a pesar de ello, se deben tomar, no sólo es cuestión de valentía, sino de entereza, de sentido común y de amor a la vida también.
    Espero que no atisbes el precipicio y si algún día lo intuyes, te agarres a la gente.

  3. galko Says:

    También hay decisiones que uno preferiría no tomar, pero no le queda más remedio. Es duro, es muy jodido, duele durante mucho tiempo, pero al final uno siente que lucha por ser coherente y por ser feliz consigo mismo, sin ser un farsante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: