Rectificar es de sabios y errar, de humanos

Hace unos meses presencié un episodio de acusaciones varias y disculpas acertadas.  La confianza en determinado individuo se puso en tela de juicio, con ella su reputación. El individuo en cuestión pidió, desde mi punto de vista, acertadas y convincentes disculpas ante quienes así se lo solicitaron.

Me remito a un reciente post de Ignacio Duelo, “las cinco formas de pedir perdón” , que a su vez se remite a un texto de Jennifer Thomas, autora del libro “The Five Languages of Apology”.  Resume Duelo en su post, estas cinco formas de disculpa, que traslado al caso concreto del que fui testigo:

1. Expresar arrepentimiento.
2. Aceptar la responsabilidad
3. Remediar el daño causado.
4. Mostrar que no volverá a suceder.
5. Pedir perdón explícitamente.

Con respecto a la 1, la 2 y la 5, sin duda, el individuo en cuestión así lo hizo. Con firmeza y determinación. De forma explícita, aceptando la totalidad de la responsabilidad, y desde luego arrepentido de la sucesión de los hechos. Con respecto a la 3, he de decir que serán el tiempo y la evolución de los acontecimientos  los que determinen si el daño es reparable. En su disculpa sin embargo, no quedó muy claro si en el futuro el hecho volvería a suceder. Entiéndanme, pues no quiero incitar al error:  Expresó que el hecho en sí no ocurriría de nuevo, pero también que volvería a repetir determinadas iniciativas que le llevaron tomar la determinación de su acción.

En cualquier caso las disculpas, expresadas personalmente, reflejaron la credibilidad suficiente como para que esta persona recobrara la confianza de quienes habían puesto en tela de juicio su ética profesional.

Reconocer los errores de uno mismo es una virtud de la que carecen muchos líderes.  Ser capaz de rectificar y reconocerlos públicamente, todavía de menos. Porque todos somos humanos y porque por ende todos erramos,  quienes juzguen deben además valorar la trayectoria del juzgado. 

Quiero remitirme de nuevo, como en el post anterior, a “Futbol a sol y a sombra” de Galeano, y de nuevo otra vez, al capítulo de “El Arquero”.  ¿No es extrapolable esta situación a tantas y tantas otras situaciones que se dan día a día en entornos laborales y profesionales? “La multitud no perdona al arquero. ¿Salió en falso? ¿Hizo el sapo? ¿Se le resbaló la pelota? ¿Fueron de seda los dedos de acero? Con una sola pifia, el guardameta arruina un partido o pierde un campeonato, y entonces el público olvida súbitamente todas sus hazañas y lo condena a la desgracia eterna. Hasta el fin de sus días lo perseguirá la maldición”

Anuncios

3 comentarios to “Rectificar es de sabios y errar, de humanos”

  1. Rafa Says:

    La culpa (y el perdón y el arrepentimiento) son categorías morales creadas por el cristianismo (del que somos herederos culturales) y más que discutibles desde la razón y el materialismo.

    Si buscásemos responsabilidades, quizá la primera sería la imperfección derivada de las formas de organización verticales. Y siendo tú mujer y, presumo, el responsable un hombre, también deberíamos incluir las lacras patriarcales en el mundo laboral y la arrogancia como forma de ocultar la propia incompetencia.

    Una cosa es el error, la rectificación y otra el “arrepentimiento”, la “culpa”, el “perdón”. Prefiero la responsabilidad y la autocrítica (colectiva, mejor).

    Y, como siempre, maravilloso Galeano. Cuántas cosas se pierden aquellos que no gustan del fútbol.

    Un beso, compi.

  2. Elisa Says:

    Es difícil pedir perdón, el orgullo se nos pone por encima una y otra vez y reconocer un error no es nada fácil.
    Por cierto, ¿por qué nos cuesta más pedir perdón a los seres más cercanos que a alguien que nos es más o menos desconocido?

  3. Peter Punk Says:

    Yo creo q pedir perdón es fácil, es una palabra nada más, pero a veces con ello no se asume la culpa ni se repara el daño, sólo se trata de solucionar las cosas.

    Que por qué nos cuesta pedir perdón a los seres más cercanos, porque a ellos se lo decimos con mayor sentimiento, no se trata de una correcta política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: