¿África?

Habíamos preparado el viaje.  Visitado sitios en Internet en los que pudimos echar un ojo a aquellos lugares por los que sabíamos, y otros por los que intuíamos, íbamos a pasar: Fish River Canyon, Sossusvley, el interior de Botswana…  rincones en los que en toda foto publicada se imponía el amarillo, el ocre y el polvo. Pero, y es lo positivo de viajar por carretera, nuestros sentidos encontraron un paisaje inesperado. Nos adentrábamos kilómetro a kilómetro, en Cederberg Mountains, donde toda la gama imaginable de los verdes acompaña a los viajeros hasta la frontera, al norte, con Namibia.


Pero todavía en Sudáfrica, con apenas 300 km recorridos, y de lleno en Cederberg, acampamos en Gekko Backpackers (cuyo encargado, era un sudafricano pequeñito, pelirrojo, con piratas y descalzo, que bien podría haberse escapado del FIB) y damos una vuelta por los alrededores antes del anochecer. Con un ojo en el suelo por aquello de los escorpiones, con otro en un cielo en el que por mucho que buscaras era imposible encontrar una nube,  y de la mano de un guía local encontramos y descubrimos parte de la flora, fauna  y arte rupestre de la zona. 

Con la noche,  el frío ¡y qué frío! (¿Pero esto no era África? ¿Que con un saco sábana es suficiente?) … y también las estrellas. Cientos de ellas. Falta la Estrella Polar, pero allí, para no perder el rumbo, en toda noche despejada aparecerá la Cruz del Sur.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: