Archive for the ‘publicidad’ Category

¿Cuál prefieres?

julio 9, 2009

Recientemente he dado con dos campañas que de forma diferente abordan un mismo tema: el Alzheimer.

El primero es de France Alzheimer y aunque delicado, es muy duro. Bajo el slogan ‘Afortunadamente no lo recordarán’ visibiliza el sufrimiento de las personas con alzheimer.

Este segundo es de Afal. Es muy sencilla y muy impactante. Un grupo de personas grabadas con cámara oculta hace sentir a la gente de la calle la enfermedad del alzheimer. ¡Yo me quedo con esta!

Encasillados

diciembre 21, 2008

Gitanos, personas con discapacidad, inmigrantes, drogodependientes…

¿Estás encasillado?

Parecidos… ¿razonables?

junio 27, 2008

Acabo de encontrar en la red este anuncio de una Organización Australiana que investiga sobre la esclerosis múltiple. El anuncio se titula “Used By”, que es precisamente lo que lleva la mujer tatuado por todo su cuerpo. Significa “Usar Antes de”  y viene a decir que cuando tienes esclerosis múltiple no sabes qué será lo próximo que caduque.

Creo que ha sido la luz, junto con el hecho de que sea un desnudo de mujer el elemento utilizado para lanzar el mensaje, lo que me ha recordado este otro anuncio del que tanto se habló cuando se lanzó en Italia. En este caso no es de ninguna ONG, sino de la marca de moda Nolita, que aprovechó la semana de la moda femenina de Milán para el lanzamiento.

La verdad es que antes de verlos juntos… me daba la impresión de que se parecían más.

Deportistas y fundaciones

febrero 15, 2008

El miércoles las televisiones se hacían eco de la presentación por parte de Rafael Nadal, de la Fundación que lleva su nombre y que tiene por objeto, según publican los medios “la asistencia social para los colectivos más desfavorecidos y la cooperación para el desarrollo en los países más necesitados” Por desgracia, la web de esta Fundación todavía no está operativa, y no he podido indagar un poquito más en su misión y fines. ¿A cuánta gente le habrá pasado igual que a mi? Con tanto bombo que le han dado… que menos que haber tenido lista la web para investigar un poquito más.

El caso es que viendo la noticia he recordado la campaña publicitaria realizada por la Fundación Michael Stich, también de un tenista, en realidad ahora ex – tenista, para  prevenir el sida. Se trata del alemán Michael Stich, que creó una Fundación desde la que trabaja para luchar contra el SIDA.

La campaña, que se realizó en 2007, constaba de seis imágenes y un video. A mi me gustaron sobre todo las dos que incluyo a continuación. Podéis verlas todas (y el video) en la web de la Fundación.

vih_2.jpg
“La vida o la muerte sólo dependen de 0,003 mm de latex”

vih_1.jpg
“No apoyes al VIH”

El silencio duele

mayo 23, 2007

Pues aquí tengo mi primer comentario. Me sorprende a mi misma. Desde que creé el blog he estado pensando cómo comenzar a escribir, cuál sería el tema indicado. Y venga a pensar y el blog seguía en blanco. Se me pasaron muchas cosas por la cabeza, pero comenzar con una campaña de publicidad denunciando la violencia de género no entraba en mis planes. También es verdad que no sabía muy bien en qué estaba pensando cuando creé el blog. El caso es que he encontrado este cartel que forma parte de una campaña de publicidad que se llama El silencio duele. La desarrolla APAV que es la Asociación Portuguesa de Apoyo a las Víctimas.

Denuncia los malos tratos contra las mujeres. Me ha parecido muy original. Dura. Sutil. Creo que es muy buena. El slogan apenas se lee, si os fijáis está abajo del todo, como si fuera un pie de página, junto al logotipo de la Asociación. Aunque visualmente se centra en la violencia física la psicológica está muy presente, con ese gesto de silencio que procede de un brazo masculino. Es otra forma de acoso, no es violencia física, ni moral de esa que dicen que se basa en las palabras. La violencia y el silencio…. Dicen por ahí, y dicen bien, que todo comunica. También el silencio.

Ahora que releo me gusta el título de este primer post.  La verdad es que a mi sí que ‘me dolía’ verlo vacío y guardar silencio por miedo a no tener nada que decir.